viernes, 1 de mayo de 2009

Un corazón sin mancha

Esta mañana me he despertado con un pensamiento que me reconforta. Resulta que anoche hablando con un amigo me dijo que yo era inocente y buena y que a las personas así se les puede engañar fácilmente. Yo le respondí que me da paz ser así y que no siento que la gente me engañe.
Realmente pienso que la persona que engaña a otra, se engaña a sí misma y es la que pone una mancha en su corazón que le acompaña toda la vida.
"Un corazón limpio es una maravillosa compañía que reconforta ... es como un cálido abrazo constante"

2 comentarios:

  1. Anónimo11:35 p. m.

    Lo que pasa es que la distancia entre ser buena, o tonta, es muy corta, y la gente a veces nos confunde.


    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Una amiga a mi me dice todo e tiempo que soy 'muy buen'.
    Un día me di cuenta que esos comentarios me angustiaban. Es porque, bajo el comentario 'bueno' había un dejo de sarcasmo, como si por eso yo estuvera todo el tiempo vulnerable y fuera una tonta.
    No creo que la distancia entre ser tonta y buena sea corta, al contrario, estan en renglones muy distintos. Ser buena, realmente buena persona, tiene que ir acomañada per ce por una buena dosis de intelinecia emocional bien desarrollada. De lo contrario, se es ingenuo, pero nunca tonto.
    Me encanta tu blog.

    ResponderEliminar