miércoles, 27 de mayo de 2009

Realidad versus paraiso

Ayer leí en el libro "A mis socias feministas" de Marcela Lagarde, una cosa que me hizo pensar y que deseo comentar aquí. Según Marcela; las mujeres somos más felices soñando con el amor romántico que cuando lo vivimos en realidad, pues en nuestros sueños hay un alto grado de idealización.
Tal vez tenga razón Marcela, tal vez es más fácil soñar que vivir la realidad pues nuestros sueños se ajustan totalmente a nuestros deseos y la realidad, en muchas ocasiones, no lo hace.

Lo perfecto no existe en esta vida, las situaciones idílicas parecen estar fuera del alcance de los humanos. Tal vez sea que a Eso que tendemos es el recuerdo de lo que Somos, de nuestra Esencia cuando no estamos encarnados.
En las tradiciones espirituales se dice que uno de los principales secretos de la felicidad es el Aceptar. Tal vez esto sea así porque hemos de olvidarnos de lo idílico, que podríamos relacionarlo con el paraíso perdido y aceptar que en esta vida humana lo idílico no existe, y es más, nos hace mucho daño el intentar vivir de acuerdo a él.
Aceptar que mi pareja no es perfecto/a y que yo tampoco lo soy, tal vez es en paso para lograr la felicidad. Saber distinguir entre sueño y realidad; saber que puedo cerrar los ojos y vivir la historia de amor "perfecta", eso sí, sin que los sentidos entren en juego...
¡Tal vez este sea el secreto! Los sentidos son los que nos hacen humanos; el tacto, el gusto, la vista.... y eso no lo podemos tener en los sueños, en nuestras aventuras idílicas, en esas situaciones de soledad que son el soñar.
Para poder utilizar los sentidos hemos de despertar, hemos de estar en el presente, en la "realidad" y es en este momento, en el que el paraíso desaparece y parecen como si fueran un castillo de fuegos artificiales; los sentidos.
Es como cambiar lo perfecto por el Vivir, cambiar el soñar por el sentir y en este sentir entra el eterno juego de los opuestos; felicidad/tristeza, amor/desamor, risa/llanto, ilusión/desilusión.... Tal vez lo queramos o no, esto es realmente la vida.

3 comentarios:

  1. Anónimo6:43 p. m.

    Tiene razón Marcela Lagarde; pero esto pienso que también le pasará a los hombres; debe ser una condición humana, el que soñar nos de más felicidad que la propia vivencia.



    Marta

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:43 p. m.

    Si supieseís las veces que sueño con una hermosa chica, y lo bien que me lo paso. Que lindo es soñar


    PP

    ResponderEliminar
  3. Yo opino que lo idilico esta ahí, solo que no sabemos verlo aun... ¿No es idilica la rosa, aunque tenga espinas? ¿no son las espinas lo que hacen que una rosa no sea un tulipan o un clavel? que bonito es ver a una persona en su totalidad, con sus alegrías, sus miedos, etc. y saber que ella así es perfecta... y además quererla por ser así... ¿hay algo más idilico que eso? querer a alguien de forma completa porque es lo que hace a esa persona única...

    Muchisiiimos besos
    Fer

    ResponderEliminar