jueves, 10 de enero de 2008

Mis anillos de poder

Deseo añadir algo a mi entrada de ayer pues para mi una entrada no está completa si no está impregnada de mi propia experiencia. Aquí radica la diferencia entre teorizar con las palabras o sentir lo que escribo. Teorizar no me gusta, filosofar desde mi experiencia, desde lo que vivo y siento ¡me encanta! Es casi una obsesión.
El año pasado tuve una situación en la que sentí el peso “del poder” , en mi caso y en aquella situación mi poder se traducía en vivir en Madrid y seguir viviendo una vida sin horarios de trabajos y cómoda. ¡Era maravilloso tener dinero para gastar y “casi todo el día para hacerlo”. Era un poder, que para mi era importante.
Esto poder procedía de la mente, del ego y como todos los poderes que proceden de el tenía sus “peajes”. Llamo peajes a todo lo que acarreaba esa forma de vida. Yo me daba cuenta y poco a poco ese poder me fue pesando más y más. Podría haber dejado que su peso me consumiera, como a Gollum. Afortunadamente no lo hice y tome una decisión muy difícil para mi; abandonar aquella vida, aquel poder que me daba una a aparente libertad. Lo que hacía no era nada ilegal o inmoral, a ojos de todo el mundo estaba bien. Lo que pasa es que para mi no era el camino que yo deseaba seguir. Yo deseaba alcanzar mis sueños desde la plena libertad, desde la fidelidad a mi misma, no a las leyes, a lo establecido ni a las condiciones morales de la sociedad. Todo eso ¿qué más dá si al final cuando cierro los ojos por la noche estoy sola conmigo, con mi conciencia? Ahora tengo unos horarios de trabajo tremendos, me falta tiempo para dedicarme a lo que realmente me gusta y el dinero que gano al mes es más bajo que antes. Aún así estoy feliz pues he elegido serme fiel, ¡he arrojado mi anillo del poder al fuego y me he liberado! Ahora soy consciente de que me quedan algunos anillos de los que despojarme, lo iré haciendo poco a poco, siendo comprensiva conmigo misma y dándome mucho cariño. Ahora se que puedo llegar a mis sueños a través del amor y siendo fiel a mis valores. ¡Ese si que es el camino! ¡Esta si que es una formula que me dará verdadera libertad! Libertad de las personas y libertad de mi misma. Cuando tenga tiempo haré un montaje "de los míos" con el anillo al cuello, o tal vez una foto. Cuando la tenga prometo subirla y compartirla contigo.

1 comentario:

  1. Anónimo6:48 p. m.

    Elvira,

    Me parece muy bonito lo que has escrito y define que te has encontrado a ti misma y eres Feliz. Hay que tener mucho valor para lo que has hecho y mucha gente no quiere complicarse la vida y seguir con su “poder” y es muy triste. Yo también he dejado el camino fácil y espero ser feliz.

    Un beso
    Manuel

    ResponderEliminar