martes, 8 de enero de 2008

La noche oscura del alma

Ayer hablaba de la mentira y del silencio. Hoy quiero profundizar un poco más. Los místicos nos hablaron de dos tipos de yo, el Yo esencia, el verdadero o Ser y el yo aprendido. De esto ya he hablado muchas veces. También nos hablan que el espacio que hay entre ambos se llama "la noche oscura del alma" pues es una zona donde ya no se es el yo falso, lo aprendido, y tampoco el Yo real, el Ser. Es una zona en la que se quien no soy y no se quien si soy. Es un despertar, una toma de conciencia de aquello en la cual con lo que me identificaba y que creía era yo desaparece y que aún no se ha integrado lo nuevo. En esta zona me encuentro yo. Es un aprendizaje bastante intenso el que se produce en esta zona, pues me doy cuenta de mis hábitos, de mis patrones de conductas, de aquello que repito inconscientemente. Y aún no se actuar desde mi Ser. Es como saber que estoy conduciendo mal, no se hacerlo bien y no puedo parar el coche. ¿La solución para esto? Lo más sencillo, lo más elemental, "el silencio, la meditación y la soledad" Crear un espacio, sin pensamientos, sin ruidos exteriores, en el que mi Ser se pueda expresar. Estando en compañía de otros o de mis pensamientos me seguiré identificando con aquello que no es mio, que no me corresponde, aquello que hace que la noche oscura de mi alma sea cada vez mayor. Es tiempo de soledad, es tiempo de replegarme hacia mi misma, de escuchar mi corazón. y cuando este proceso se produzca podré salir al mundo siendo ya misma, siendo mi esencia en cada momento ¿Qué más puedo ser?

1 comentario:

  1. CresceNet7:38 p. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar