martes, 15 de junio de 2010

Día 15... Día de duelo... Un mes desde el Día Cero

Acabo de tener un conversación con mi mejor amiga. Resulta que hoy hace justo un mes empezó a salir con un chico que era"aparentemente un precioso y un señor". Tuvieron una relación "tipo Champan" pues subió al principio como la espuma, él le habló de noviazgo, de apoyo, de futuro.... Y ella, como tonta, le creyó. Tal vez le creyera porque vio en él un hombre especial, por lo que sentía al besarlo, por sus ganas infinitas de encontrar alguien con quien compartir o, seguramente, fue por una mezcla de todas estas cosas.
Ella apostó fuerte por la relación y lo introdujo en sus círculos, fue valiente y arriesgó porque quería ser coherente con lo que sentía. El le pidió tiempo y ella se lo concedió.
Conforme iban pasando los días el chico se fue desinchando, seguía prometiendo aunque con menos intensidad y mayores miedos y dudas. Hasta que un día, hace ahora una semana, la dejó por teléfono. El se marchó de viaje y nunca más la volvió a llamar, ni siquiera una llamada de cortesía para ver como se encontraba.
A día de hoy mi amiga está bien, a veces se acuerda de él, de la relación y se entristece, otras veces piensa que ha sido afortunada de haber vivido momentos tan preciosos junto al él, que no importa cómo él los haya vivido, que ella ha sido siempre auténtica y que nunca le engañó.
Al hablar hoy con ella me ha dicho que, tal vez sea porque hoy es el día en el que haría un mes, un día desde el día cero, el caso es que se encuentra un poco triste y con una sensación de haber sido engañada y utilizada.
Yo le he dicho que está pasando el periodo de duelo por un proyecto, una ilusión, un sueño roto. Que diferencie entre el dolor que le produce el fin de la relación y el no estar con ese chico en concreto. Que se enfoque en las emociones de tristeza porque su sueño se ha trucado, no en que ya no lo tiene a él.
Si esta persona ha actuado de esta forma es mejor que se haya ido pronto, antes de que ella se enamorara más. Pues pienso firmemente que una persona que realmente ama otra, supera lo insuperable por estar con ella, si no es así o no la ama, o que no es un hombre o una mujer DE VERDAD.
Así hemos llegado a la conclusión de que ahora ha de concentrarse en su duelo por las ilusiones perdidas y olvidarse de ese chico ¡ya llegará un verdadero SEÑOR que esté a su altura y que sepa crear junto a ella una relación verdadera y PRECIOSA!
Mi amiga me ha dado su consentimiento para publicar esto, de hecho está junto a mi mientras lo escribo.

2 comentarios:

  1. Anónimo5:38 p. m.

    Dile a tú amiga que nunca crea a los hombres, pués mentimos tanto como hablamos.

    PP

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:33 p. m.

    Prometer prometer hasta m.... una vez m... los hombres se olvidan de lo prometido.


    Merlinesa

    ResponderEliminar