viernes, 18 de septiembre de 2009

La energía que da ser consciente

No sé si a ti te pasará que cuando tomas conciencia de algún comportamiento que te perjudica te envuelve de repente un sentimiento de tristeza y de que la energía se aleja. A mi si, me acaba de pasar ahora mismo, de repente he comprendido - o más bien un amigo me lo ha hecho ver- que estoy impaciente por encontrar un medio de vida en Madrid y me estoy dando mucha caña para ello.
Al darme cuenta me he venido abajo, realmente he sentido como me desplomaba. Y, una vez más, he sido consciente a la reacción. de la reacción.
¡De repente se me ha encendido una luz! Ser consciente de algo ha de servirnos para superarlo no para venirnos abajo. ¡Me siento una afortunada por poder ver cómo estoy actuando! Ahora sé que mi impaciencia me estaba llevando a agotarme, a trabajar sin descanso. Llevo, más o menos desde el principio de verano sin pasar un fin de semana en casa, he deborado libros (anoche me dormí cerca de la 1:00 de la mañana porque quería terminar uno para empezar otro hoy) y así todo.
Como sabes, mi impaciencia por irme a Madrid es por estar cerca de mis hijos y por irme organizando la vida sin tener que hacer maletas y sin tener que coger el coche.
Ahora me prometo a mi misma darme un poco de respiro y quedarme el fin de semana que viene, no este que ya me tengo que ir, en casa sin hacer nada, bueno.. solo un poco.:-)
Tomar conciencia de como la impaciencia nos empuja y cómo nos activa automatismos de trabajo frenético puede liberarnos de muchas tensiones. Podemos utilizar la energía de la impaciencia para activarnos no para entrar en un victimismo que nos haga entristecernos y empequeñeceremos.

4 comentarios:

  1. Anónimo10:51 a. m.

    La impaciencia es el peor enemigo de los objetivos de una persona


    Andrea

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:31 a. m.

    Hay que ser Fuertes y no venirse abajo,ni para coger impulso.
    ¡Adelante¡


    Merlinesa

    ResponderEliminar
  3. -no dejes que la impaciencia nuble tus ojos

    -no dejes que la desesperanza trabe la razón

    -no dejes de ver, entre el sol y la luna, un beso

    Daniel

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:58 a. m.

    Lo que a veces debemos analizar es si nos damos la caña en la direccón correcta.


    Jmt

    ResponderEliminar