miércoles, 30 de septiembre de 2009

Energía y emoción

Cuando un suceso nos desata una emoción negativa, lo que suele suceder es que la misma emoción nos absorbe nuestra energía y así nos quedamos sin fuerza, sin energía, para resolver el problema en cuestión.
Sobretodo son los hechos relacionados con personas a las que queremos los que nos pueden dar o mermar el impulso. Ya he hablado en muchas ocasiones como el enamorarse da una dosis de energía extra o el pasar un bonito día con nuestra familia o e compartir con nuestros amigos.
Y, al contrario también, una pelea puede ser el detonante de nuestra descarga.
Para que esto no nos ocurra la solución está una vez mas, en la toma de conciencia, en darnos cuenta de lo que pasa con nuestra energía y el poder controlar hacia donde la enviamos; hacia la emoción en si o hacia la solución del conflicto.
Como sabes una emoción es energía en acción, siempre la emoción va a producir energía extra y nuestra responsabilidad es utilizarla a nuestro favor.

4 comentarios:

  1. Anónimo5:51 p. m.

    Las emociones negativas nos descargan totalmente de energía por ello es bueno saberlas controlar
    Bs
    Aurora

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:38 a. m.

    Lo bueno es mandar la energía hacía la solución del conflicto.Si se la mandamos a la emoción es como hechar más leña al fuego.


    Carmen

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:41 a. m.

    A mi este Gobierno me esta dejando sin energía.



    TT

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:47 p. m.

    Que bueno, Elvira, sería saber utilizar ese tipo de energía, que a veces nos dan las emociones, para beneficio nuestro.

    Andrea

    ResponderEliminar