martes, 22 de diciembre de 2009

La navidad: el arte del re-encuentro ... con la magia



Ayer decía que la esencia de la Navidad son las relaciones humanas y hoy quiero añadir que otro componente importante es la magia. Mañana comentaré algunos otros componentes de la Navidad que a mi modo de ver son fundamentales.
Creer en la magia es creer que es posible lo imposible, es dar opción a pensar que hay algo que nos transciende y que, gracias a Dios, no podemos “controlar” ni entender. Es dejar abierta una ventana a lo desconocido y pensar que aunque no las podamos explicar hay cosas que están ahí.
La Navidad nos recuerda que existe la magia, eso lo saben bien los niños con la llegada de los Reyes Magos. Y sería muy bueno para los mayores no olvidar la ilusión y la inocencia de cuando éramos niñas y niños.
En Navidad hay magia en el ambiente, una magia que produce una apertura de los corazones haciendo que estemos más receptivos a creer que lo imposible es posible.
Yo el 31 de diciembre escribo mi carta a los Reyes Magos, en ella pongo mis deseos, los que anhela mi corazón. Cuando la termino la meto en un sobre el cual cierro hasta el año siguiente. A continuación abro la carta que escribí el año anterior y compruebo lo que se me ha cumplido y lo que no. 
Para mí es un ritual mágico a través del cual hago balance de mi vida y me replanteado lo que deseo.
La Navidad tiene un toque de magia que se nos muestra solo si sabemos ver con ojos inocentes de niños.
Esta entrada la dejé medio escrita ayer. Esta mañana me he levantado muy sensible, tengo las emociones a flor de piel y ya me han pasado unas cuantas cosas mágicas; una llamada desde Jordania de un amigo que me ha emocionado, un encuentro con un amigo que deseaba ver, un abrazo de mi amiga Adelina y otro encuentro con un chico con el cual he tenido una conversación de corazón a corazón el cual, sin él saberlo me ha transmitido un mensaje de esperanza y amor. 
¡La magia existe, ya lo creo que sí!

2 comentarios:

  1. Anónimo10:43 a. m.

    Para mi, lo mejor de la navidad, tal vez sean estas cosas tan sencillas como una llamada, un mensaje, una felicitación. Lo que hecho de menos son las postales de Unicef.

    Js

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:35 p. m.

    hola guapa como veras encontre tu blog facilmente, busque en el goggle,por fin jaaja me había acordado tantaas veces, pero no habia parado ni una de ellas a buscarte por aqui de nuevo,YA TE REENCONTRE, leyendote te siento cerca, GRACIAS POR ENRIQUECERNOS TANTO CON TUS MENSAJES.
    te escribi en el face tb, espero tu respuesta.

    Gran beso
    Maeva

    ResponderEliminar