martes, 10 de noviembre de 2009

Crisis y valores


El otro día asistí a una conferencia sobre economía, el ponente, Óscar de Juan,  se centró en la crisis en la que estamos sumergidos. El Sr. de Juan es catedrático de Economía de la Facultad de Derecho de Castilla La Mancha, y parte de su su discurso se basó en argumentar que esta crisis tiene una importante base en la falta de valores de la sociedad, que al fin y al cabo somos cada uno de nosotros.
De Juan dijo algo que nos hizo sonreír y que ejemplifica muy bien el funcionamiento de la economía; "ni una banda de malhechores puede funcionar si no hay un mínimo de valores entre ellos. ¡Y que verdad es! En la vida nada funciona si no hay unas reglas, unos valores, unas premisas que todos los que están en el juego no cumplen.
Si los que componemos la sociedad dejáramos un día de escuchar a nuestra conciencia se crearía un auténtico caos. 
Yo estoy de acuerdo con él, ya lo había plasmado en otras entradas; si la sociedad no se compone de personas de bien, no puede funcionar.
En nuestros días hay un desencanto general de la población; en general han caído las creencias religiosas y no se han sustituido por otras, yo creo que estamos sumergidos en este proceso, el estrés, el materialismo, las prisas y la búsqueda de la felicidad de forma equivocada nos desmotiva y nos deja a la deriva, sin pilares en los que edificar nuestra vida.
Para que la economía florezca han de florecer los valores y, muy importante, a de florecer la confianza entre las personas, pues la economía son relaciones y las relaciones están basadas en la confianza mutua y en la idea de "tu ganas, yo gano".

2 comentarios:

  1. Anónimo12:15 p. m.

    Efectivamente la economía esta basada en la confianza, y hoy ahí grán desconfianza en todo.
    Principalmente en nuestros políticos, con tanta corrupción. Tenemos que generar nuevos valores para el siglo XXI. Cada uno de nosostros debemos poner un granito de arena, tú Elvira con tu blog, yo con mi entorno, y cada uno con lo que pueda hacer.
    BS

    Js

    ResponderEliminar
  2. Y que importante es el orden de las palabras y que sutil, no es lo mismo yo gano, tu ganas; que "tu ganas, yo gano" tal como tu lo has puesto.
    Besos,
    Fer

    ResponderEliminar