miércoles, 29 de octubre de 2008

Tal vez...

Tal vez la miopía de las emociones constantes, de las creencias, de la impaciencia y de lo inmediato me alejan de la idea global que es la que forma la vida.
Tal vez al pensar tanto en el aquí y el ahora me desconecta de mi sentido de la vida.
Y tal vez, solo tal vez al mirar tanto mis heridas reduzco el universo a "mi universo" perdiendo la perceptiva de algo que es inmenso y que, siendo yo, es el todo.
Tal vez los seres humanos estemos cayendo en una miopía colectiva que no nos permite ver más allá de nuestros propios pensamientos y emociones, que ya sabemos que están distorsionados, lo que nos aleja de la realidad y de nuestra esencia.
Tal vez la miopía se cure con una mirada hacia el interior, olvidándonos de lo aprendido.
Tal vez tanto plantearme las cosas me esté volviendo miope, o tal vez sea al contrario, la duda constante será la que cure mi miopía y la miopía de la humanidad.
Lo que si que sé seguro es que, aveces lo inmediato me aleja de lo importante, la apariencia me aleja de la esencia, el amor a los demás me aleja del amor hacia mi misma, la meta me aleja del camino, la exigencia me aleja del disfrute...

4 comentarios:

  1. Anónimo10:19 a. m.

    Elvira, a mi me paso parecido a lo qu le paso a Maria, despues de separarme conoci un hombre estupendo, pero tenia un problema, .......estaba casado; el me cuidadba mucho, me mimaba,se interesaba por mi; pero yo intente alejarme, para que no me hiciese daño la relación.Depués de tres años sin vernos, me vi sometida a una grave operación, y ese hombre que rechace por estar casado, dejo todo por mi, por cuidarme, hoy me siento feliz a su lado. La verdad que cuando me reencontre con el me di cuenta lo miope que habia estado.
    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:01 p. m.

    Es el problema que tenemos algunas mujeres, miramos demasiado nuestras heridas y reducimos nuestro universo, perdiendonos cantidad de oportunidades que nos ofrece la vida.
    Marta

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:55 a. m.

    En la vida somos muchos los miopes,tendremos que ir al oculista.
    Js

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:20 a. m.

    A mi me paso justo lo contrario, nunca estuvo a mi lado en cada circunstancia desfavorable de mi vida. Al final huyó por patas!!.. Yo no me considero ninguna miope o quizá sí!, y no quise ver que realmente no me quería.

    Lucia

    ResponderEliminar