jueves, 30 de octubre de 2008

Abrazar el dolor

Anoche entendí algo muy importante; desde que estoy en temas de desarrollo personal, he creído que mi meta era autoeducarme, educar mis emociones para llegar a no sentir dolor. A día de hoy pienso que este planteamiento es irreal, yo siempre voy a tener emociones y unas veces serán de agrado o otras no, dependiendo de la circunstancia. Si quisiera llegar a "controlar" tanto mis emociones que no me afectaran entonces mi intención sería la de convertirme en robot, o en animal. Pues ellos no sienten emociones. Tal vez el verdadero crecimiento es sanar primero las creencia negativas, aquellas que me hacen daño y me perjudican y aprender a abrazar y aceptar el dolor cuando me llegue. ¿No es irreal desear vivir una vida sin dolor? En estos momentos estoy sintiendo dolor por una circunstancia que se me ha presentado en mi vida. ¡Ahora es mi momento de aprendizaje! Acepto y brazo mi dolor, ¡esta ahí lo quiera o no! Voy a plantearme lo que podría haber hecho mejor y cómo puedo actuar de una forma beneficiosa para mi a partir de este momento. Dolor y placer forman parte de la vida de los seres humanos y nuestro aprendizaje es gestionarlos de la mejor forma posible.

3 comentarios:

  1. Anónimo6:14 p. m.

    Las circustancias que a veces se presentan, y llevan dolor, debemos entederlas como aprendizajes. La vida es un camino lleno de piedras, y debemos saber sortearlas y seguir abanzando.
    Merlinesa

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:13 p. m.

    Lo ideal es saber edulcorar la vida,para ello yo he comprado en la farmacia un buen producto, me lo tomo al irme a dormir, y me va de maravilla.
    No recuerdo el nombre os lo dire, creo que se llama alegriam diariam.
    Suerte

    Eli

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:18 a. m.

    Pues para mi el mejor edulcorante para quitar los dolores, es un buen amante, cosa que en estos tiempos escasea, asi que como pille uno no me lo dejo escapar.

    Andrea

    ResponderEliminar