jueves, 4 de diciembre de 2008

¡Un nuevo nacimiento!


Hoy no tengo tiempo de escribir ¡ha nacido una nueva sobrina! He estado en la clínica con ella y con mi cuñada. ¡Me encanta la paz que transmiten los bebés cuando están tranquilos o dormidos!
Dos reflexiones al respecto;
1.- Lo frágiles y lo indefensos que somos al nacer.
2.- Lo bien que está diseñado el ser humano y la generosidad en este diseño; ¡es una pasada que justo al nacer la madre pueda alimentar a su bebé de su propio pecho! El universo nos proporciona nuestro primer alimento en abundancia y !a la temperatura justa, sin necesidad de pasarlo por el microondas :-)!

2 comentarios:

  1. Anónimo11:32 a. m.

    La verdad que es cierto, lo sabia que es la naturaleza.

    Marta

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:34 p. m.

    La ternura y paz que dan los recien nacidos, es algo dificil de explicar.

    Andrea

    ResponderEliminar