jueves, 4 de noviembre de 2010

La mente, las limitaciones y los sueños

Esta mañana me he despertado con una idea a la que le estoy dando vueltas pues me parece realmente importante: cómo nuestras programaciones mentales y la autoidea que tenemos de nosotr@s nos crea la realidad en la que nos convertimos y vivimos.
Hoy en día no nos vale decir ¡yo soy así! y quedarnos tranquil@s, pues tenemos mucha información y recursos a nuestro alcance para saber que podemos superar nuestros límites. Internet está llena de historias de personas que han logrado sus metas a pesar de sus limitaciones.
En referencia a esto podemos clasificar las personalidades en dos tipos:
La mentalidad estática: ¡yo soy así y así moriré! es aquella que no está dispuest@ a realizar el esfuerzo que conlleva el cambio. Y que, por supuesto, ¡muere así! Sin cambios y sin logros.
La mentalidad de crecimiento: en la que se aceptan las limitaciones actuales, se buscan recursos para superarlas y se realiza el esfuerzo necesario para ello. Esta es una mentalidad de l@s triunfador@s, en la que los fracasos se toman como aprendizaje para la superación.
Todas las personas tenemos algo que aprender y podemos aprenderlo. La mente es como un niño al que hay que tratar con cariño y disciplina y al que hay que motivar para su superación.
Te invito a que te preguntes ¿que meta deseo alcanzar en mi vida?, ¿qué me está impidiendo lograrla? ¿cómo puedo superar aquello que me está limitando?
Realmente es un arduo trabajo que necesariamente implica un compromiso con un@ mism@ y que much@s abandonan por falta de voluntad, pues la mente no desea salir de su comodidad. También es un trabajo que es muy gratificante pues ir superando nuestros limites y consiguiendo nuestros sueños es estar viv@ y disfrutar de la vida plenamente.

2 comentarios:

  1. Oh
    Yo tengo una escencia que no cambia, pero he ido modificando conductas a lo largo de mi vida.
    Si así no lo hiciere significaría que no maduro, realmente un desperdicio de experiencias.
    Se puede cambiar, se pueden modificar muchas cosas, claro, si estamos dispuestos a ello.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:30 p. m.

    Esto ha muerto?

    Que pena

    BSM

    ResponderEliminar