miércoles, 25 de agosto de 2010

Crisis y el valor del dinero

Tal vez esta crisis nos esté trayendo algunas cosas buenas, entre ellas la conexión a la esencia de las cosas, el decidir por el contenido no por el continente, el valorar las sensaciones derivadas de lo que consumimos frente a las sensaciones que produce en los demás.
Tal vez esta crisis nos haga darnos cuenta de que hay productos por los que pagábamos/pagamos más de lo que valen, que hay dinero que se nos va tontamente buscando una aceptación social, o tal vez, lo que es más grave aún buscando un autoengaño de tener más poder adquisitivo de lo que realmente tenemos, de buscar nuestra identidad a través de aquello que consumimos.
Antes deseábamos algo y buscábamos la forma de obtenerlo, aunque esta forma fuese endeundándonos a largo plazo. Ahora las hipotecas, los créditos, los préstamos..  ya no son tan fáciles de conseguir y la vida nos obliga a volver a la vieja fórmula de la economía: primero trabaja y gana el dinero, luego ahorrar y cuando tengas suficiente, entonces compra aquello que deseas, si es que el deseo del objeto en cuestión esta a la altura del esfuerzo que has de hacer para conseguirlo.
Es muy fácil gastar un dinero que no ha costado ni el esfuerzo de trabajarlo, ni el de ahorrarlo. Por este motivo el dicho de "el dinero que viene fácil, fácil se va" ¡Que gran verdad! 
Parece ser que la valoración del dinero viene a través del esfuerzo por obtenerlo.
Más allá de aquello que se puede comprar con dinero hay cosas de las que podemos disfrutar sin tener que gastaros una pasta, que en ocasiones no tenemos, para adornarlas y "marcarlas"

1 comentario:

  1. Anónimo11:06 a. m.

    Estoy contigo. No ahi mal que al final no traiga algún bien.

    Espe

    ResponderEliminar