miércoles, 26 de agosto de 2009

Por fin, un poco bruja

No consigo retomar mi ritmo de escribir diariamente. Estoy sumergida en la búsqueda de trabajo en Madrid y eso me ocupa mucho tiempo y energía.
¿Has visto la foto? ¡Dios mío lo que me ha pasado! En este verano me ha crecido una uña de bruja. Si, así como lo cuento, sucedió durante mi curso de verano, allí acontecieron muchas cosas que me hicieron darme cuenta de que aveces no hay que ser tan "buena", sino que hay que plantarse y mandar a hacer puñetas a alguien.
Estaba en eso proceso de darme cuenta cuando me encontré esta uña, ¡Ajá!- pensé - esto es un mensaje del Universo.
Ahora llevo la uña en mi monedero, ¡gracias a Dios es de quita y pon!, para recordarme que no todo el mundo se merece mi energía ni mi tiempo, para recogerme sobre mi misma y desplegarme con quien yo piense que me va a aportar algo, no con quien, de alguna forma "me utilice para sus fines"
Esto que es algo obvio, a mi me ha costado 41 años aprenderlo y un montón de sinsabores.
La energía es nuestra y nosotras, nosotros tenemos la responsabilidad de custodiarla.
A partir de ahora también sacaré de paseo a mi brujita para que me proteja y me recuerdo que no todo vale, ni que todas las personas que se acercan a mi lo hacen desde la limpieza y honestidad.
De todos modos, como puedes ver sigo llevando corazones, porque esa es mi esencia... tu esencia... la verdadera esencia de la humanidad.

3 comentarios:

  1. Anónimo10:59 p. m.

    Uf que miedo. Ten cuidado a ver a quien le clavas esa uña.
    Yo no tendré la suerte de ser la victima.


    Js

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:50 a. m.

    Algún sentido tendrá el que le hayas encontrado.




    Merlinesa

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:08 p. m.

    Ya decia yo que eras algo brujilla, sólo te falta la escoba y a bolaaaaaaaaaaaaaaarrrrrrrrrr
    Ten cuidado a ver donde aterrizas.



    PP

    ResponderEliminar